NOTICIAS
 
Paz y bien en la sociedad2018-10-06 11:15:49
Confirmaciones en la parroquia de San José de Gracia.
 
Orizaba.-El saludo de la comunidad franciscana “Paz y Bien” tiene que hacerse vida en una sociedad lastimada por la violencia, advirtió Monseñor Eduardo Cervantes Merino en la fiesta de San Francisco de Asís.

 

Al celebrar la Eucaristía en medio de la comunidad parroquial encomendada a la Orden Franciscana, el Obispo recordó haber recorrido muchos rincones de esta comunidad y, en ellos, se necesita  acrecentar el conocimiento de Dios verdadero y acrecentar su presencia por la forma que tienen de vivir los cristianos católicos.

 

Si no somos responsables de anunciar a Jesús en la familia y con la gente que nos rodea ¿quién lo hará entonces?

 

Y es por medio de los Sacramentos que se produce la gracia de Dios; de ahí que los papás y padrinos llamados a recibir la catequesis previa al Bautizo, Confirmación o Primera Comunión de sus hijos, no deben sentir que es para hacerles daño o perjudicar su tiempo. “Lo que pretendemos en la comunidad cristiana, bajo la responsabilidad del Obispo, es que cada vez tomemos conciencia de lo sagrado que es vivir un Sacramento y que la gracia de Dios no puede caer en saco roto”.

 

Por la palabra, forma de vivir y por cómo se entiende el valor de la familia se debe ir hablando de Dios “pidiéndole a Dios que nos cuide y proteja de la gente que ha dejado entrar en su vida la maldad que provoca a los demás, pero que también nosotros valoremos el sagrado don de la vida desde la concepción hasta la muerte natural porque la vida es don de Dios”.

 

Los valores de servicio, amabilidad, seguridad y limpieza se deben conservar como muestra de buenos ciudadanos y buenos cristianos. El Papa Francisco en sus enseñanzas ha dejado tres palabras claves que animan a la familia: por favor, perdóname y gracias.

 

En su homilía por la fiesta de San Francisco y antes de Confirmar a decenas de niños y adolescentes, don Eduardo Cervantes Merino refirió que en un mundo con tantas dificultades para convivir, el punto de partida es el auténtico perdón; sólo así el mundo empieza a cambiar y podemos hacerlo a partir de los Sacramentos.

 

San Francisco de Asís, a quien hoy celebramos, era laico (diácono) como la gran mayoría del pueblo de Dios que se encuentra con la gracia de Jesucristo,  pero no se queda sólo con ello, sino que enseñó la humildad de reconocerse Hijo para aprender a ser hermano. San Francisco enseña a no caer en la trampa del capitalismo y consumismo para tampoco caer en lel engaño de pensar que valemos por lo que poseemos.

 

Matilde De los Santos Parada

Buena Noticia


 
Ver todas las noticias
Ayúdanos a ayudar Cáritas de Orizaba es una organización sin fines de lucro que persigue permanentemente ayudar a aquellos a quienes más lo necesitan. Tu colaboración nos permite asistir a una gran cantidad de personas que viven en condiciones sumamente difíciles.
Más información
Todos los derechos reservados para la Diócesis de Orizaba