NOTICIAS
 
La Iglesia no se olvida de nadie2018-02-13 19:45:26
Orizaba.- Unidos en la fe y en la caridad, enfermos pidieron a Dios la capacidad de poder sentarse con ellos, escucharles, compartir sus emociones, sentimientos, alegrías y cada situación que experimentan ante la enfermedad, pero en especial “no ser indiferentes ni dejarlos solos”.
 
El padre Heriberto Jiménez López, encargado de la Pastoral de la Salud en la Diócesis de Orizaba, presidió la Eucaristía por la XXIV Jornada Mundial del Enfermo y ahí expresó la oportunidad de “poder manifestar la solicitud de la Iglesia por aquellos que pasan por el dolor y la enfermedad… es poder expresarles cómo la Iglesia no se olvida de nadie”.

 

Agentes de la Pastoral de la Salud provenientes de los seis decanatos de la Diócesis de Orizaba participaron en la Eucaristía por la Jornada Mundial del Enfermo. El sacerdote retomó el pasaje de las Sagradas Escrituras citando al enfermo de lepra que, por su fe y al ser tocado por Jesús, sanó.

 

Tras ser excluido de la comunidad y considerado impuro vivía en una terrible soledad. Hoy sería la situación de los que padecen diversos males y situaciones por las que las personas se sienten excluidas, tal vez porque no hemos sabido identificar a tiempo sus situaciones o lo que sería peor, por caer en la indiferencia ante el sufrimiento de los demás.

 

Y sostuvo que muchas veces las personas aparentan estar bien, sin embargo, no hay la capacidad de expresar con sencillez y sinceridad lo que cada uno sufre; se trata de aparentar que todo está bien, pero cuando llega la noche y la soledad hasta la misma fe se tambalea “si no está uno bien anclado, firme sólidamente cimentado en Cristo, la misma fe corre el riesgo de nublarse”.

 

Hace falta reconocer como Dios el perdón y permitir de nueva cuenta que las personas se incorporen a la comunidad.

 

Invitó a los agentes de pastoral para entender, acompañar y ayudar a quienes se sienten solos, que están destruidos y poderles decir que forman parte del Cuerpo de Cristo. Además de solidarizarse en la lucha de los que sufren, al prestar el servicio extraordinario de llevar la Comunión a los enfermos, cada vez que lo hacen, los están integrando a la comunidad, eso es lo que hace la Pastoral de la Salud en cada rincón de las comunidades de la Diócesis, les indicó el sacerdote.

 

Por ello, llamó a los agentes de Pastoral que llevan el alimento Eucarístico a los enfermos a “hacerlo con todo decoro” ya que todos somos responsables del cuidado de los que sufren.

 

Matilde De los Santos Parada

Buena Noticia


 
Ver todas las noticias
Ayúdanos a ayudar Cáritas de Orizaba es una organización sin fines de lucro que persigue permanentemente ayudar a aquellos a quienes más lo necesitan. Tu colaboración nos permite asistir a una gran cantidad de personas que viven en condiciones sumamente difíciles.
Más información
Todos los derechos reservados para la Diócesis de Orizaba